martes, 4 de noviembre de 2008

Vaya de mí.

La tempestad que acarreaba mi verano, incluso los inicios de este otoño, hicieron que me fuese alejando de este blog como el que se aleja de un gusano en una almendra. No con asco, si no de forma automática, dejando a su fruto sin comerlo ni masticarlo. Mas que nada porque sería un poco asqueroso eso de masticarlo. Sobre todo al gustano.

Pues eso, y visto también la sosez que se muestra en este mismo blog, me RE decido a modificarlo ooooootra vez...

Como ya dije en post anteriores, espero que vuelva a reanimarme en eso de escribir aquí. Desintoxicar mi imaginación y dejarla correr libre ante los ojos de los demás.

Tengo tan pocas cosas que hacer, y tan corto me parece el tiempo como para hacerlo, que al final no termino ni haciendo una, ni haciendo la otra. Tengo la necesidad de volver a escribir cosas sin sentido. Historias que no tienen nada que ver conmigo. Narraciones breves y horrendas (porque no creo que sean muy buenas, la verdad).

Pero la ilusión que hace tener algo sobre lo que escribir cada día. Las ganas porque los demás lean lo que te pasa por la cabeza, y todo aquello que quieres plantearte pero que al final no realizas porque no te lo puedes permitir. No por dinero. Sino por tiempo. El tiempo lo define todo. El tiempo te envejece y te hace cambiar de parecer. Plantearte las cosas de otra manera. No siempre son buenas, pero tampoco son malas. Simplemente, se cambian.
Publicar un comentario